solar_0705_20221128.gif

Cuando se producen episodios eruptivos de actividad solar, como eyecciones de masa coronal (CMEs) o fulguraciones, éstas van acompañadas de aumentos transitorios de la emisión en ondas de radio conocidas como radio-estallidos o radio-emisiones esporádicas (REEs). El estudio de sus propiedades permite conocer mejor el funcionamiento de estos procesos en el Sol y sus consecuencias para las actividades humanas. Para ello, se mide la densidad de flujo de emisiones de radio. La medida normalizada se conoce como sfu (de solar flux units), que equivale a 10-22 W/m2/Hz. El SFI de la figura superior es el flujo en sfu para una longitud de onda de 10,7 cm (o frecuencia de 2,8 GHz aproximadamente), ya que la emisión ultravioleta del Sol está muy relacionada con las emisiones de radio en esa longitud de onda. La radiación ultravioleta es la responsable de la formación de la ionosfera y depende a su vez del número de manchas solares (SN – Sun Spots). A mayor número de manchas, mayor es el SFI. El mínimo registrado es de 67 sfu cuando el Sol está en calma, pero puede llegar a valores de más de 400 sfu en momentos de máxima actividad. Si quieres saber más sobre los parámetros solares y su relación con la meteorología espacial, pulsa aquí.

Ejemplo de eyección de masa coronal captada por Solar Dynamics Observatory el 31 de agosto de 2012 (créditos: NASA)

e-CALLISTO (International Network of Solar Radio Spectrometers, a Space Weather Instrument Array) es una cadena de estaciones de observación solar en ondas de radio para poder seguir el Sol 24 horas al día, de bajo coste y repartidas por todo el mundo. Forma parte del programa de cooperación internacional de la ONU ISWI (International Space Weather Initiative) cuyo objetivo es el desarrollo del conocimiento científico necesario para entender y predecir la meteorología espacial cercana al planeta Tierra. Este desarrollo incluye la instrumentación, el análisis de datos, modelización, educación, formación de expertos y divulgación. A pesar de su bajo coste, Callisto es especialmente útil para estudiar las grandes explosiones en la atmósfera del Sol conocidas como erupciones solares. Las emisiones de radio de estos eventos son importantes para entender la dinámica de la corona solar. Las llamaradas solares son también a menudo asociadas a eyecciones de masa coronal, enormes flujos de partículas cargadas del Sol que son un peligro para los satélites en órbita, las redes de distribución eléctrica y pueden interrumpir las señales de televisión o de los dispositivos móviles. Como las señales de radio viajan más rápido que las partículas, e-CALLISTO también funciona como un sistema de alerta temprana, avisando a los centros de control de misiones espaciales de las perturbaciones causadas por las próximas eyecciones de masa coronal del sol.

Ejemplo de radioemisión solar tipo II registrada por e-Callisto

Esta filosofía de ciencia inclusiva tuvo éxito inmediato tras su presentación en el Año Heliofísico Internacional 2007, y a día de hoy la red cuenta con más de 150 detectores en más de 90 localizaciones en los cinco continentes. Este despliegue forma parte del Instrument Deployment Program de las iniciativas UNBSSI (United Nations Basic Space Science Initiative) e ISWI (International Space Weather Initiative). La red está íntimamente relacionada con las diferentes organizaciones nacionales y continentales de radioastronomía, como CESRA (Community of European Solar Radio Astronomer), que es una organización de científicos europeos para estimular la investigación en la atmósfera solar exterior por medio de ondas de radio.